Política de cookies

jueves, 1 de diciembre de 2016

Día Mundial de la lucha contra el Sida. 2016

Pincha la imagen para verla mejor

En este espacio ya he hablado más veces del sida/aids
      No voy a insistir en lo que supone esta enfermedad.
      Sí voy a insistir en la necesidad de llevar a cabo políticas de prevención y lo imprescindible que considero que nosotros como personas individuales llevemos a cabo acciones particulares de prevención.
       Algunos, en su infinito afán de colgar etiquetas,  siguen considerando que el sida/aids es una enfermedad propia de ciertos grupos de riesgo. Pero el sida/aids nos puede pasar a todos por igual, porque es una enfermedad asociada a CONDUCTAS DE RIESGO. 
  • Evita tener relaciones sexuales sin protección
  • Si crees que estás infectado o tienes dudas al respecto, hazte las pruebas.
Prevenir esta enfermedad está en nuestra mano. 

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

viernes, 25 de noviembre de 2016

Contra la violencia machista

Imágen creada por la artista cordobesa ROMINA LERDA

      Nosotros solemos conocer los nombres o iniciales de las mujeres que son asesinada por hombres que han sido o son sus parejas, pero no podemos ni imaginar la cantidad de miles de mujeres, millones en el mundo entero que sufren a diario agresiones de todo tipo, no sólo físicas-mutilaciones-violaciones, sino también y menos patente (por lo menos para quien no desea verlo) agresión psicológica, verbal, económica, institucional, laboral, social...
Ser mujer es una situación de riesgo para sufrir todo tipo de agresiones cotidianas 
     Se nos enconge el corazón cada vez que sabemos que otra mujer ha sido asesinada por el mero hecho de ser mujer. Las instituciones hacen su minutito de silencio a la vista de todos (...y de los medios que les hacen la foto o les sacan en la TV) y se vuelven a sus despachos con la sensación de haber librado una batalla honrosa... ¡Esta hipocresía me enerva!
  • Esas mismas instituciones públicas son las que permiten que se recorte en presupuestos dedicados a atender a estas mujeres... sobre todo con el actual y anterior gobierno de esta país, tan conservador. Habría que hacerles ver en qué medida puede que se disparen los casos de asesinatos por este motivo, lo que lleva a denunciar menos... Ahhh, y el gobierno suele llamarlo: «muertes de mujeres a manos de sus parejas o ex-parejas». Suele evitar el concepto «asesinato». La mujer no se muere sola, la asesinan... (premeditado y casi siempre, alevoso; y, muchas veces, coexiste ensañamiento)
  • Se sigue permitiendo y defendiendo y concediendo subvenciones a colegios que discriminan por sexo... afirmando (¡¡¡ojo a la idiotez machista!!!) que si están juntos niños y niñas rinden menos... Ya se les mete en vena desde pequeños una discriminación por sexo de dimensiones astronómicas...
  • ¡El Constitucional, además, avala los conciertos con los centros que fomentan esa segregación...!
  • Se sigue permitiendo que jueces marcadamente machistas sigan fallando sentencias discriminatorias contra la mujer al interpretar la ley como les sale de las narices o que no lleven a cabo medidas cautelares proporcionadas cuando una denuncia nos muestra una mujer en alto riesgo.
  • Se sigue permitiendo, que jerarcas religiosos de diverso pelaje lancen proclamas machistas y misóginas (y esos seres trogloditas se creen con capacidad de juzgar nuestras conciencias por nuestros pecados) sin que pase nada... fomentando, de forma más o menos directa, el odio hacia la libertad de las mujeres, sobre todo la libertad de pensamiento... porque a esos jerarcas rancios y antediluvianos les molesta que las mujeres piensen por sí mismas. Señores jerarcas de diverso pelaje: coartar la libertad de acción o pensamiento de las mujeres o inducir a hacerlo es una forma de violencia.
  • Se sigue fomentando en TV y medios de información que usan la imagen de forma mayoritaria, que la belleza de las mujeres sea unos de los valores fundamentales para ser elegidos como periodistas o presentadores, mientras que la belleza de los hombres pasa a un segundo plano... a los hombres se les valora por su inteligencia y su profesionalidad... a la mujer además se le exige que sea guapa, y le queden bien trajes apretados y tacones de más de10 cm... 
  • En profesiones en las que la mujer es mayoría de forma abrumadora, como las enfermeras, sus órganos de representación siguen estando copados por hombres... ¿por ser más capaces? Lo dudo, sobre todo en lo que a las enfermeras respecta. En el resto, le dejo a cada uno que se pronuncie...
  • Se sigue pagando sueldo más altos a los hombres con respecto a las mujeres, en igual categoría laboral y tipo de contrato... solo por el «gran valor» añadido de ser hombre.
  • Nuestra sociedad consiente el machismo como parte de nuestro topiquismo y nuestras tradiciones, se ríen las gracietas machistas, se educa machista... (véase lo de los colegios segregados... o la falta de clamor en protesta de creyentes ante las proclamas misóginas de jerarcas religiosos), se sigue con la nariz pegada a la tele programas casposos en los que la imagen de la mujer queda a niveles del betún..., las películas romanticonas, con un romanticismo repugnante de «mujer que no es feliz si no le piden en matrimonio y que si no se casa no está completa y el día de su boda es el más feliz de su vida» son exitazos de taquilla sin fin. Se sigue considerando machotes a los hombres promiscuos y considerando fulanas a las mujeres que hacen lo que les da la gana... Y un largo etc... no se puede recoger aquí todo.
  • Nuestra sociedad sigue aceptando la prostitución como parte del paisaje, cosificando a mujeres como muñecas hinchables de carne y hueso... 
Creo que queda demasiado camino por delante. A los ciudadanos nos llega la idea de que la vara de medir de las instituciones se limita a que el número de mujeres muertas a manos de hombres se reduzca... y ese no puede ser el único indicador. No olvidemos a las millones de mujeres que a diario sufren un infierno real acogotadas por hombres que las ven y las creen de su propiedad. Nadie las ve, nadie las escucha, nadie las ayuda... No las olvidemos y hagamoslas visibles, saquémoslas de ese infierno.

El machismo mata y viola y mutila y humilla y prostituye y acogota y somete... El machismo es Violencia

      Y los profesionales de la salud tenemos mucho que hacer en la prevención y detección precoz de todas formas y manifestaciones de maltrato hacia las mujeres. No olvidemos la importancia de nuestra labor frente a este problema. 
      Y, por último: a ver si algún día las enfermeras reaccionamos y empezamos a cuestionarnos quienes nos representan y cómo... tanto pasotismo no es sano para una profesión como la nuestra. Nuestra imagen en la sociedad viene determinada en gran medida por las voces que dicen hablar en nuestro nombre. Y esas voces en muchos casos no son las más adecuadas.

Este espacio está en contra de toda forma de violencia, acoso, hostigamiento, menosprecio... hacia las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. Eduquemos en igualdad y respeto a todos, sin distinciones por razón de género. 

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

lunes, 10 de octubre de 2016

Salud Mental... «Soy como tú»


Me gusta el lema de este año del DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL: 

«Soy como
aunque aún no lo sepas»

Una de cada cuatro personas sufre una enfermedad mental, -aunque el concepto que se prefiere para referirse a este tipo de patologías es TRASTORNO MENTAL-. Ojo, un 25% de la población mundial... Yo, hace unos pocos años, estuve en tratamiento por un problema muy concreto de salud mental que me requirió asistir al especialista y medicarme. Y seguí siendo yo. Fui una mujer enferma que necesitaba tratamiento y cuidados.
      Se estigmatiza a la persona que sufre un trastorno mental. Hoy día se le rechaza y se le aleja de la sociedad. Y con él, se estigmatiza a sus familias y allegados. Eso condiciona que estas personas y su familia esconda a los demás su padecer. El DESCONOCIMIENTO de lo que suponen este grupo de trastornos hace que la gente siga observando al sujeto como un LOCO y se huya de él. Cierto que hay ciertos trastornos dentro de este amplio grupo que cursan con síntomas que complican la convivencia. Estas personas sufren un proceso CRÓNICO, lo que supone que va a ser un algo largo en su evolución  que, en muchos casos, tiene tratamiento, pero no se cura. Pero con tratamiento y cuidados en el marco de una red sociosanitaria adecuada la mayoría se pueden controlar y llevar una vida lo más normalizada posible

España es el país de la UE que menos invierte en estos personas, es el que menos invierte en Salud Mental Otro cero patatero a la gestión sanitaria y a la investigación en esta materia en España. Nuestros servicios de salud, en general, suspenden nuevamente... consiguiendo dejar fuera de una adecuada cobertura a personas muy necesitadas de ella.

Las personas que sufren algún tipo de trastorno mental se siguen sintiendo avergonzados de su padecer. Yo me sentí avergonzada de lo que sufrí... de tener que acudir al psiquiatra y tener que medicarme porque la sociedad no entiende que estos trastornos mentales son tan orgánicos y tienen una base fisiopatológica tan aplastante como lo puede tener un cáncer o un ELA o una cardiopatía isquémica.
      En los medios de comunicación, en la calle, en nuestra sociedad, se sigue llamando loco al que mata...; se llama locos a los asesinos en serie, confundiéndolos con el psicópata, que, a diferencia del enfermo mental, sí sabe lo que hace y sí tiene conciencia de estar haciendo mal. Se sigue llamando enfermos mentales a los violadores, como a esos que presuntamente agredieron de forma tan horrible y cobarde a estas chicas en Sanfermines y en Córdoba... y esos 5 no son enfermos mentales: son violadores -presuntamente-. Se llamó enfermo mental también al que mató a sus hijos en Córdoba... ¡En fin! 
      Algunos periodistas y la sociedad en general necesitan hacer/ver como «enfermo» al que mata o daña a sus semejantes o a sus hijos, porque no entiende que nadie en sus cabales haga una atrocidad tal y se quede tan ancho... 
      Es verdad que ciertos trastornos mentales muy graves sin tratar y sin seguimiento pueden condicionar que esa persona pueda dañar a otros o a sí mismos. Eso es lo que hace más penoso el dato apuntado más arriba de que España no invierte en el cuidado de estas personas... en muchos casos los dejan solos, a ellos y a sus familias. Y la sociedad los aleja y los teme. Los estigmatiza. Un círculo vicioso perverso en el que siempre pierden ellos. 
      Una red correcta de atención sociosanitaria a personas con trastornos mentales y a sus familiares procuraría que, en muchos casos, mejoraran en sus síntomas y mediante un proceso de rehabilitación adecuado en su cronicidad, se integraran en nuestra sociedad; si estuvieran atendidos de forma adecuada... ellos y sus familias.
      Todos deberíamos tener sitio. Porque todos podemos sufrir en un momento u otro un trastorno mental, tal como podemos sufrir diabetes, obesidad, cáncer o artrosis.

Demos voz a estas personas, tenemos que escuchar para entender, ver para saber... ponernos en su lugar y comprender qué padecen y cuánto sufren. Lo difícil que es lo cotidiano para muchos de ellos y el daño que les hacemos dándoles la espalda, alejándoles de nosotros.

Más enfermeras especialistas en salud mental, más unidades especializadas y de atención a la cronicidad y rehabilitación. Más empatía... más humanidad. Darles voz... y ESCUCHAR.

Escribí sobre este tema, con clasificación de los procesos que conforman este enorme grupo de las Trastornos Mentales: «No lo llames locura»

Y por ahora nada más. Cuidaos, por favor...

Editado y rectificado en mis errores gracias al asesoramiento de Elena Rodríguez Seoane
Enfermera especialista en Salud Mental de la RSMB en Osakidetza 

miércoles, 10 de agosto de 2016

Supremacía machista... ese cáncer

Al leer esta noticia, una no puede evitar estremecerse...
      En los pasados sanfermines mantengamos la indiscutible presunción de inocencia..., o sea, que a todo lo que expongo en este post le añadiremos «presuntamente» una chica de 18 años fue violada por 5 hombres. Entre 5 tíos la sujetaron y la violaron. Se turnaron entre ellos, se jalearon, se burlaron de ella y, por si fuera poco, lo grabaron para poder disfrutar de su miserable y repugnante «hazaña» más tarde.
      Cinco hombres contra una mujer. ¡Cinco...! Dos de ellos pertenecen a la guardia civil y al ejército respectivamente. (Por favor, no quiero decir nada contra estos estamentos... solo quiero indicar el calado moral de estos dos individuos: si ellos son los que van a «defender» a la sociedad y hacen algo así. Y me refiero SOLO a estos dos individuos; no quiero que nadie piense que lo hago extensivo a todo el cuerpo militar o de la guardia civil). Una vez que terminaron de divertirse, dejaron a la chica sola, desasistida y le robaron el móvil para que no pudiera llamar a la policía.
      Según el auto de procesamiento, que da como claros estos hechos, aunque aún queda que se les juzgue y por ello lo de la presunción de inocencia, estos tipos se aprovecharon no sólo de forma física y patente de esta chica, sino de forma psicológica (grabación en vídeo, superioridad física, trato degradante y vejatorio).

El machismo ampara estas agresiones brutales contra las mujeres. El machismo en fiestas enarbola la idea de que las mujeres son propiedad de libre uso y disfrute... solo por eso, porque son fiestas y se bebe y ellas beben también y si beben, están para eso, ¿no? Para que los machos machotes las usen y las tiren después como un vaso de calimocho vacío. Todos los que están implicados en esta violación tan horrible son hombres jóvenes... por lo que el machismo está patente en la fibra educacional de muchos jóvenes quiero pensar que cada vez son menos, pero siempre demasiados que siguen pensando que las mujeres son objetos de los que pueden disfrutar a su antojo.

      El machismo mata. Pero el machismo también viola.

Hay una cierta supremacía machista que no conseguiremos erradicar tal y como vamos. Muertes, violaciones, agresiones, maltrato, vejaciones... un terrorismo sistemático que no desaparecerá mientras se toleren ciertas actitudes machistas y micromachismos educacionales que se aceptan como algo pictórico y típico de nuestro paisaje... Solo podremos acabar con esta lacra si luchamos todos juntos, hombres y mujeres. Fomentando la igualdad, la tolerancia, el dialogo, el respeto, aceptando que las mujeres somos libres y tenemos capacidad de decidir todo lo que respecta a nuestra vida. 
      En fin. Espero que la justicia cumpla su cometido en este caso tan horrible. Y le envío a esta joven mi cariño y mi solidaridad... sufrí una agresión sexual hace tiempo y aún así, no me puedo imaginar la situación tan espantosa que ha vivido, que está viviendo estos días y que aún le queda por vivir. Por desgracia, episodios como estos no se borran de la memoria así como así y se tiene que aprender a vivir con ello. 
      Hagamos posible que esto no vuelva a suceder.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

miércoles, 27 de julio de 2016

Memoria de mi enfermera LIX: «Violencia machista, terrorismo silente»


«No he conseguido que me deje venir a la consulta de la enfermera sin acompañarme. No me he atrevido a insistir mucho sin que se enfade... sospecha de todo. Viene conmigo a todo sitio al que voy... pide permiso en el trabajo y él me lleva. No se fía de mí, no se fía de nadie. Sabe que en cualquier momento, en cualquier pequeño detalle alguien puede descubrir lo que me hace. Cuando me toca que me visite la médica o el enfermero o el matrona, él viene conmigo. Controla mis citas para revisiones en la página web del SAS y sabe si cambio las citas.
      Me ahogo a su lado, me falta el aire cuando está junto a mí. Nunca sé cómo va a reaccionar. Solo estoy algo tranquila cuando salimos de casa porque en la calle o junto a otras personas no se atreve a pegarme... ¡menos aún en la consulta médica o de enfermería! Sabe que allí le denunciarían seguro si se enteran de lo que me hace y no se quiere arriesgar. Por eso viene conmigo, para que yo no hable, para que no dé a entender con mis gestos o mis palabras que vivo con un maltratador. 
      No me pega. No. Él no es de esos... Él me ha puesto unas cadenas invisibles alrededor del alma y sabe, —lo sabe, sí—, que me tiene presa. Si abro la boca, me mata. Si, salgo sin su permiso, me mata; si no hago lo que quiere y cuando quiere, me mata. Sé que lo hará porque ya ha estado varias veces a punto de hacerlo... La última: me encerró en el trastero de casa, atada de pies y manos y con una mordaza en la boca para que no gritara y allí me dejó días, sin agua ni comida. Creía que moriría seguro, cuando me sacó de allí. Puso sus manos alrededor de mi cuello y apretó lo justo para que yo tuviera la certeza de que si apretaba un poquito más, todo habría acabado. Me miraba a los ojos mientras lo hacía para que no tuviera la más mínima duda de quién tiene el poder en nuestro hogar. Desde esta última vez, no he vuelto a levantar la mirada del suelo cuando estoy junto a él. No he vuelto a llamar a mis padres o a mis amigos. No he vuelto a intentar encontrar trabajo. Ya no tengo móvil y el fijo solo lo conecta cuando él está en casa. Sólo vivo por y para él.
      A veces he pensado en quitarme la vida y acabar con todo... pero me niego a rendirme. Quiero escapar, quiero luchar, quiero librarme de este infierno. Y estoy embarazada.
      Mi enfermero nos recibe. Hoy toca revisión... tengo el azúcar un poco alto y me visitan cada poco tiempo. Yo tengo una máquina de glucemia y tengo que hacerme varios controles según mi enfermero me indica. Estoy nerviosa y me cuesta disimularlo... si no lo consigo, mi marido me castigará al llegar a casa. No quiero que  vea la cartilla donde apunto los valores de glucemia y quiero que el enfermero revise uno a uno todos los valores; siempre estudia minuciosamente las cifras que he anotado de glucemia y espero que hoy lo haga también. Me cuesta respirar y me cuesta simular indiferencia mientras veo cómo ese enfermero amable y solícito me habla con cariño mientras mira mi cartilla.
       Sus ojos se pasean por las cifras. Contengo el aliento cuando veo que sus ojos se detienen un segundo de más en una de las columnas, la que va entre el martes y el miércoles de la semana pasada. Observo por el rabillo del ojo a mi marido... ¡¡¡por favor, por favor que no se dé cuenta!!! El enfermero tarda una eternidad en revisar todo.... y noto que sus manos tiemblan un poquito y que me lanza una mirada tensa, que su sonrisa ya no es tan espontánea... ¡¡¡lo ha leído!!! Entre dos renglones, entre las cifras de azúcar de dos días, he intercalado: «Me maltrata, ayúdame 016» Lo he escrito de tal forma que se pareciera lo más posible a números, lo he separado de tres en tres letras para que tuviera la misma estructura que todas las columnas de números de resultados del azúcar, para que a simple vista no se viera que era una frase, por si acaso a mi marido le daba por echar un vistazo. El enfermero levanta la mirada hacia nosotros.
      —Estas cifras de glucemia están un poco altas —me dice—. ¿Has hecho bien la dieta?
      No me da tiempo a responder. Se pone de pie y afirma:
      —Voy a consultar a Miguel, tu matrona. Ahora vengo.
      Unos minutos después, que se me hacen eternos, regresa y me dice: 
      —Ven conmigo.
      Me pongo en pie y, llena de terror, veo que mi marido hace lo mismo. El enfermero sonríe y dice como si nada:
      —Sólo es un segundo, ven sola, que te van a explorar.
      Leo en el gesto de mi marido que no le hace ninguna gracia que salga sola de la consulta, que desconfía; pero no puede hacer nada sin levantar sospechas. Esto no se lo esperaba y por ello no tenía preparada una respuesta o una reacción espontánea no violenta. 
      Salimos de la consulta. En el pasillo me espera la trabajadora social que me hace entrar rauda en su despacho. Cierra la puerta y echa la llave.
      —¿Qué quieres hacer?—me pregunta la trabajadora social, al tiempo que levanta el teléfono.
      —Quiero denunciarle a la policía.»
FIN

Este relato es inventado, pero está inspirado en un hecho real. 
      Los profesionales de la salud tenemos un responsabilidad enorme en la prevención y detección precoz de todo tipo de maltrato y ante la violencia de género en especial dado el enorme problema que supone hoy día en nuestra sociedad y las muertes que se derivan de ella en forma de asesinatos de mujeres que, en la muchos de los casos, sufrían violencia machista durante años y no habían denunciado.
      Debemos formarnos, debemos estar atentos y buscar los indicios que nos pueden llevar a determinar que una persona está sufriendo maltrato. Una frase del texto Protocolo Andaluz para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género (página 36) me ha llamado poderosamente la atención:

Solo se ve lo que se busca, solo se busca lo que se tiene en mente
 (A. Bertillón, S. XIX).

Este enorme problema es responsabilidad de todos, no sólo de los políticos o de la Justicia, sino de todos nosotros como personas individuales y de nosotros como profesionales de la salud. Educar y re-educarnos en valores de igualdad y respeto, evitar las actitudes sexistas y machistas en nuestro día a día, fomentar el diálogo, la tolerancia, la solidaridad, la generosidad, la humanidad de todo lo que hacemos y decimos...
      Y ayudar a que las mujeres que viven esta forma silente de terrorismo puedan escapar. Quizá todos los días vemos en nuestra consulta o en urgencias o en una visita a domicilio o en la unidad hospitalaria en la que trabajamos a una mujer que sufre violencia machista en cualquiera de sus horribles y poderosas manifestaciones... No miremos a otro lado, formémonos en la mejor forma de detectarlo y atajarlo. Acabemos entre todos con con esta lacra.

Documentos importantes:
Traté este tema con anterioridad; consulta esta etiqueta

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

viernes, 22 de julio de 2016

Bisfenol A y Diabetes... toxicidad que se puede evitar

Imagen perteneciente a BPA Free, por un mundo sin tóxicos

El pasado día 19 de julio, en el programa «Entre paréntesis» de RNE-Radio5 emitieron un reportaje sobre las evidencias que existen hoy día que asocian el contenido en BisfenolA de ciertos envases para alimentos y el desarrollo de diabetes en la población que consumen/utilizan estos productos. En el enlace de abajo, al final de este artículo, tienen el audio del reportaje en cuestión; se entrevista a un experto en la cuestión

La sustancia conocida como Bisfenol A o BPA (siglas en inglés) es un componente tóxico que está presente en cantidad de plásticos de uso cotidiano y que, al consumirlo, se ha demostrado puede facilitar el desarrollo de ciertas patologías en los seres vivos, en las personas, como ciertos tipos de tumores y diabetes. En concreto, con respecto a la diabetes, en el reportaje de Radio5 el experto, Juan Martínez-Pinna profesor del departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante, explica de forma muy sencilla cómo esta sustancia tóxica simula unos niveles elevados de estrógenos en nuestro cuerpo provocando con ello una serie de alteraciones crónicas y patologías. Estos envases al estar en contacto con el alimento que contienen, transmiten esta sustancia al alimento que pasa al organismo cuando consumimos el producto en cuestión. Sobre todo, cuando calentamos el envase con el alimento... en el microondas, por ejemplo.

El Bisfenol A o BPA debería ser evitado en todos los productos que tengan relación con el consumo, pero no es así. Como siempre la legislación va por detrás de las evidencias que nos muestra la ciencia... (¿intereses económicos?), por ello, los consumidores debemos saber que esta sustancia está presente en muchos envases que se utilizan para conservar alimentos y que también hay envases que ya están empezando a evitarlos... ¿cómo saberlo?
       En la imagen superior que encabeza este artículo tenéis un esquema de las numeraciones que podemos encontrar en los envases que utilizamos a diario y que nos indican si son envases que contienen o están libres de BPA. Ese número suele estar en la base de los envases de plástico. Como podéis ver, solo los que tienen numeración 2, 4 y 5 son los que se pueden considerar «seguros»... y lo digo con reservas porque hoy día, nada químico tiene esa certeza absoluta.
      Y ojo con los que presentan numeración 1, los que están en botellas de plástico: NO SE DEBEN REUTILIZAR LAS BOTELLAS DE PLÁSTICO UNA VEZ VACÍAS...y no beber el agua que contienen si la botella se ha recalentado, por estar al sol, por ejemplo.

El conocimiento nos permite saber más. Y saber más nos permite elegir y nos permite elegir lo que resulte más seguro para nuestro organismo y nuestra salud. Por eso os invito a elegir productos seguros, envases seguros que no contengan BPA... Mirad las etiquetas y quedaros con los envases y los alimentos que no utilizan BPA en el embalado/envase. Es vuestra responsabilidad, dado que la legislación va lenta y no se plantea aún prohibir estas sustancias. Os invito a que deseéis cuidaros, os invito a cuidar vuestra salud.

Documentos consultados:
  • Juan-García A. *, Gallego C., Font G. Toxicidad del Bisfenol A: Revisión Rev. Toxicol (2015) 32: 144‐160 enlace: http://rev.aetox.es/wp/wp-content/uploads/hemeroteca/vol32-2/vol%2032-2-144-160.pdf
Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

domingo, 19 de junio de 2016

Jornada ITCOIB... mi vídeo

El pasado 17 de junio el COIB, Colegio de enfermería de Barcelona, celebró la 1ª Jornada ITCOIB, «Acercando la tecnología a los profesionales».
      Su programa, intenso y muy completo, incluía un apartado relativo a la Creación Enfermera, «Enfermería Creatics»; entre todos los profesionales que aparecían mostrando su capacidad de crear algo distinto/complementario a la profesión enfermera, tuve el honor de mostrar mi propia creación literaria, apareciendo en tal evento en formato vídeo como enfermera escritora.
      Gracias siempre a Rosa Pérez que me invitó a participar y pensó en mí entre todas las enfermeras que se dedican a escribir como lo hago yo; ella pensó en mí y se lo agradeceré siempre. Y gracias, por supuesto, al COIB por darme la oportunidad de contar cómo empecé a escribir...

Aquí os dejo el vídeo. Aquí aparezco explicando por qué empecé a escribir y cómo aparece mi profesión en mis novelas. Son 5 minutillos que espero se os hagan amenos...

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

jueves, 2 de junio de 2016

«Productos milagro» para adelgazar: ¿Medias verdades o engaño?

Image courtesy of duron123 at FreeDigitalPhotos.net

Bien, se acerca el verano y empieza una corriente tan absurda como interesada que es la «operación bikini»... Absurda, porque no entiendo aún por qué hay quien se cree que en tres meses vas a adelgazar lo que no has adelgazado en un año. Interesada, porque la publicidad te hace creer descaradamente con sus productos que lo puedes lograr comprando y comiendo/usando lo que te publicitan... y cuando vas a descubrir que no sirve para nada, ellos ya se han forrado.


Adelgazar es una labor de trabajo fondo que se logra por la combinación de una dieta equilibrada con alimentos pobres en grasa y sin exceso de azúcares simples y ejercicio físico, adecuado a cada persona, realizado con regularidad (5 días en semana y un mínimo de 30 minutos/día). Lógicamente esto que afirmo es para perder peso de una forma saludable y que te permita mantener peso a lo largo del tiempo... luego está todo lo demás.
      Dicho esto, me voy a concentrar en dos productos. Siento mucho afirmar que no voy a decir marcas, porque mi objetivo no es hacer contra-publicidad, si no proporcionar las herramientas a los que estén interesados para que ellos mismos deduzcan si comprar y consumir esos productos merece la pena o no.
      Me llama poderosamente la atención, dos anuncios. Uno de un pan integral que dice tener 99 Kcal por unidad. La otra, de los productos «para adelgazar» tipo cereales.

1. El pan al que hago referencia es un pan integral que dice que tiene 99 Kcal por unidad. El anuncio muestra a una chica que dice que no desayuna por las calorías que tiene el pan normal y que eso le quita las ganas de comer pan porque no quiere engordar. ¡En gin!
      Y esto es una falacia: Se debe realizar un desayuno completo, compuesto por los tres grupos de alimentos, a saber: hidratos de carbono y proteínas y un poquito de grasas saludables; fundamentalmente; un desayuno completo estaría formado por una fruta, un poco de pan o cereales, un lácteo, una proteína, tipo jamón o queso... aceite de oliva. Hay infinidad de combinaciones, pero la combinación de estos alimentos debe ser equilibrada. Bien... el pan, como grupo de cereales, es aconsejable que esté en la dieta, en el desayuno, y mejor si es integral... porque su índice glucémico con respecto al pan blanco es menor; es decir, tienen una capacidad menor de producir una subida brusca de azúcar en la sangre (glucemia) después de la comida... o dicho de otra forma, sube menos la glucosa en sangre que el pan blanco.
      El anuncio nos dice, y se queda tan ancho, que «sólo tiene 99 Kcal por unidad» Es cierto, pero no te dice todo... Cada unidad tiene unas 39 g de peso. Sus calorías totales para cada 100 g es de 247 Kcal, que es muy similar a las que tiene el pan integral fresco, 251 y 221 Kcal, según la fuente consultada, (BEDCA y SEH-LELHA, respectivamente)  calorías por cada 100 g de peso. O sea que, de entrada, te dice una media verdad, porque no tiene menos calorías que un pan fresco integral. Como  mínimo tiene las mismas. Además, tiene en su composición, pueden verlo en su etiqueta, unos 7,4 g de azúcares por cada 100 g, algo que no indica en su publi y que es un factor a tener presente: para ser saludable debería tener menos de 5 g. Es decir, te hace creer que con este pan... engordas menos. Y eso no es cierto con estos datos expuestos.
      En definitiva: comer pan integral fresco es tan bueno como el que más y , además, es mucho más barato y, al llevar menos aditivos y tal para su conservación, de entrada el pan fresco es más saludable.

2. Los cereales que se diseñan para hacer creer que comiéndolos no engordas y tienes un desayuno, incluso, una cena ligera y que te permite perder peso están diseñados para personas que no miran las etiquetas sobre la información nutricional de los alimentos... algo parecido a lo que os comentaba sobre el pan ese de las 99 Kcal.
      Dos marcas habituales en este mercado, que todos conocemos, tienen en su composición de azúcares simples y de sal más que en los cereales diseñados para niños o los cereales básicos de desayuno. En este artículo de una nutricionista, Lidia Folgar queda explicado de forma detallada con cifras y datos concretos; pero resumiendo se puede decir que:
  • Una ración de cereales oscila entre 30 y 40 g... hagan la prueba y pésenlo, verán la cantidad de cereales reales que se debe tomar por ración.
  • La cantidad de azúcares por ración sobrepasa enormemente los 5 g de azúcar que se recomienda: oscila entre los 9 y 12 g por ración... como si le echamos un sobrecito de azúcar o un terrón a nuestros cereales.
  • Tienen exceso de contenido en sal...
¿De verdad los cereales que nos recomiendan para adelgazar son saludables? En fin...

Les recomiendo que miren las etiquetas de todos los productos que consuman; debe estar detallado una serie de parámetros como las calorías totales y por ración, los HC y azúcares, las grasas totales y por fracción... Si desean adelgazar o que no engorde, debería tener menor de 5 g de azúcar por cada 100 g de producto y nada de grasa... ¡Y ojo, con los anuncios que ponen el apellido ligero, ligth, 0 grasa, y pocholadas similares!

Pare adelgazar lo ideal es: dieta saludable y variada, repartida en unas 5-6 comidas diarias, ejercicio físico realizado de forma regular y cotidiana... Desear estar bien es el mejor revulsivo para una operación bikini magnífica...

HABLÉ DE ESTE TEMA:


martes, 17 de mayo de 2016

Tolerancia y respeto por encima de todo


Imágenes obtenidas a través de Libertad e Igualdad LGBT

Hoy es el Día Internacional contra la Homofobia... y contra todas las fobias, mejor dicho, todos los odios e intolerancias dirigidos hacia personas con una sexualidad distinta a la heterosexual, sea aquélla cual sea. 
      Creo que es fundamental que entendamos de una vez que la naturaleza humana es variada. es diversa, es compleja y no tiene por qué quedar encuadrada dentro de los límites que el razonamiento obtuso del hombre, muchas veces inspirado por clichés viejunos, religiosos, tradicionales y, a menudo, intolerantes, en el que prima la testosterona y el machito-machote por encima de la persona y de su humanidad.
      Me duele ver que aún siguen rechazando a personas que aman a otras de su mismo sexo, o que son transexuales o bisexuales... o lo que sea. Nadie elige ser como es, como no elige el heterosexual ser cómo es. La homosexualidad NO es una enfermedad ni es una anomalía ni una desviación... ni un vicio. Es una manifestación natural de la sexualidad humana y es muy presuntuoso por parte de ciertas personas el pretender establecer qué puede o no puede ser natural. La diversidad forma parte de la naturaleza humana... el que lo niegue es un ignorante.
      Lo realmente patológico, viciado, desviado y enfermizo es odiar a otras personas porque no son como nos gustaría que fueran. Lo más sano en realidad es aceptar al otro tal como es... sea cual sea su sexualidad.
      La hipocresía y el odio sí que son trastornos, y además muy graves, de nuestra sociedad. Hay varios ámbitos de nuestra sociedad que NO ACEPTAN bajo ningún concepto la homosexualidad: una es el fútbol y la otra el mundo de la tauromaquia... Se niega y rechaza la posibilidad de que haya futbolistas, entrenadores o toreros homosexuales muestra un grado de intolerancia brutal. Véase el caso de ese árbitro que tuvo la valentía de manifestar su homosexualidad y ha tenido que dejar su puesto de árbitro por los constantes insultos y la violencia a la que se veía sometido partido tras partido... y el colegio de árbitros de Andalucía no le respalda, ese dato no se deje de tener en cuenta.

Este blog y su autora están en contra de la homofobia y contra toda manifestación de odio hacia las personas LGTB. Cada uno que ame a quien quiera y como quiera... Tolerancia y respeto, por encima de todo. Eduquemos en estos valores y algo saldremos ganando en un futuro no demasiado lejano. El odio y la intolerancia sí que son una patología social... y de las gordas.

Como dice un cartel que circula por ahí... «Ante la homofobia-LGTBfobia, usted no tiene miedo, usted es un necio...»

Y, por ahora nada más. Cuidaos, por favor... y amad a quien os dé la gana.

jueves, 12 de mayo de 2016

12 de mayo... DÍA INTERNACIONAL DE LA ENFERMERÍA. ¿Enfermería Visible? #12Visibles12M

Fotografía Lola Montalvo (C)

Esta es la imagen que veo a diario en el desarrollo de mi labor... Tras esta puerta desarrollamos nuestra labor los enfermeros en mi lugar de trabajo. Pocos ven algo de lo que hacemos, pero todos los que acuden a nuestro servicio y todos los usuarios-enfermos que atendemos nos identifican al instante por nuestro trabajo, por nuestra atención y nuestros cuidados. Nos identifican al instante.

Soy enfermera desde hace 27 años ya. He pasado por infinidad de servicios, como casi todos los enfermeros de este país (primaria, especializada en diversos servicios de médica y quirúrgica, residencias...). Hoy día llevo a cabo una labor enfermera muy sencilla y muy humilde, pero imprescindible, como toda labor que un enfermero lleva a cabo hoy día si trabaja como tal. Hoy día soy enfermera de Análisis Clínicos. A veces observo a otros compañeros en otros servicios y unidades y envidio el calado, la importancia de su trabajo, su complejidad, su especialización... su trascendencia, por qué no decirlo. Pero entiendo que hasta el trabajo más simple, el más sencillo o el más humilde, como es el que llevo a cabo hoy día, es IMPRESCINDIBLE.
      Eso sí: veo a otros enfermeros que hacen la misma labor que yo y observo con pasmo que no todos se esfuerzan en hacerlo bien, en cuidar a las personas que atienden y a los que les importa un comino las enormes repercusiones que pueden llegar a tener su trabajo cuando está mal hecho (y esta entrada también). Sí, siempre soy crítica y en un día como hoy sigo siéndolo. O sea que sin complejos: mi labor, aún sencilla, es tan necesaria como la de cualquier otro enfermero... y me desvivo a diario por hacerla bien, por cuidar a las personas que atiendo. Eso ya es mucho más de lo que otros, enfermeros o no, pueden decir de su trabajo en salud, en el mundo sanitario. Esto es lo único que deseo que se vea a diario de mi trabajo como enfermera. 

Ya he escrito muchas otras veces sobre nuestra efeméride, el Día Internacional de la Enfermería. Reviso lo que escribí en otras ocasiones y leo con pena que nada ha cambiado desde que empecé este blog hace 7 años ya..., que casi no ha cambiado nada desde que terminé mi carrera y me puse a trabajar como enfermera hace 27 años. Tenemos casi casi los mismos problemas e invisibilidades.
      Observo en las RRSS que lo que se ve en estos tiempos de nuestra profesión es: #PUCHERAZOCODEM, #YANOMAX..., porque se ven solo los actos vergonzantes de nuestros representantes legales...
      Se lee hasta la saciedad acerca de nuestra reivindicación sobre la capacidad enfermera de Gestionar o #PRESCRIBIR capacidades cuestionadas, limitadas y ninguneadas, incluso denunciadas, por un lobby hiperpoderoso que tiene una enorme capacidad para que se legisle de forma restrictiva para la Enfermería y que, sin embargo, ha tolerado (o tolera en ciertos ámbitos) que las sustancias de homeopatía sigan siendo prescritas con gran margen de beneficios— por algunos de los que sí tienen posibilidad legal de prescribir... en fin.

Sí, sí, me centro en lo mío...

El otro día escribí un tuit del que me siento muy orgullosa porque creo que sin intención manifesté lo que realmente pienso de nuestra profesión: 
Así es como lo siento... No se nos ve, pero estamos ahí. Si no hiciéramos nuestro trabajo a diario, tan bien hecho como se lleva a cabo, el sistema sanitario se hundiría; definitivamente, no podría sustentarse ni funcionar ni los enfermos se curarían ni se salvarían vidas ni los usuarios estarían tan satisfechos ni... nada.
      Eso sí, no esperemos a que nadie nos eleve sobre nosotros mismos para que de repente nos descubran y digan lo fabulosas que son las enfermeras y lo necesarias que son para la sociedad. No esperemos nada de nadie, porque aquí el trabajo lo tenemos que hacer nosotros como enfermeros y demostrar de lo que somos capaces. No debemos tampoco esperar ni consentir que nuestros representantes sociales sean la imagen que la sociedad reciba de nosotros como profesión... pucherazos electorales en los COE, denuncias/querellas a particulares en nombre de toda la enfermería, falta de transparencia en en algunos COE... son hechos que nos avergüenzan a todos como profesionales de la enfermería. No debemos jamás esperar que esos representantes que no siempre son los que desearíamos tener sean los que den a la sociedad la imagen que deseamos que se tenga de todos nosotros.

Mi visión de la enfermería: mi punto de vista
      La enfermería en este país hace en general muy bien su labor, se forma, investiga... es de las mejores, en general. Creo que el verdadero problema de la enfermería española es su pasotismo ante todas aquellas situaciones que no les recorte el sueldo o no les limite los puestos de trabajo —actitud muy válida, por otro lado, ojo. «Si no nos tocan las habichuelas, me la trae al pairo» ese es el lema con el que dibujo a la enfermería española de hoy. Si se tiene que pagar cuotas colegiales que no sirven para nada, se pagan sin chistar. No preguntar, no decir, no ver y no escuchar... es muy cómodo. Y así nos va. NO cuestionar quién está en los altos puestos de representación, no cuestionar la colegiación obligatoria, no cuestionar si la formación en las universidades es la mejor y quién la imparte, no cuestionar denuncias que se hacen en nombre de toda la enfermería... En resumidas cuentas: pasotismo. Esta es la imagen que tengo de la enfermería hoy día. 


Me sumo a la iniciativa de #12Visibles12M, en el Día Internacional de la Enfermería. Feliz día a todos mis compañeros. El lema que nos proponen: «Una mirada a la enfermería» me parece una buena ocasión para no quedarnos embobados observando nuestro propio ombligo. Creo que días como hoy nos deben obligar a mirarnos a nosotros mismos y a nuestros defectos con honestidad, sin empalago, sin soberbia y darnos cuenta de cuales son las cuestiones que debemos solventar. Solo trabajando juntos solucionaremos los tumores que nos aquejan... No esperemos que nadie nos salve... pongámonos a nadar ya.

Y por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...